lunes, 2 de marzo de 2009

Eneidy Coreano: “Por instrucciones del Comisionado”








Tras el receso del fin de semana, llegó el día. El dial 15. El día en que hablaría Eneidy Coreano.
La señora Coreano, mano derecha de Aníbal Acevedo Vila en sus peripecias por Washington D.C. ya se había convertido en un nombre de consumo popular aun antes de conocer su rostro. Seguro que hablaría sin parar sobre su ex jefe y las instancias que, bajo la teoría de fiscalía, habrían servido de extensión a la llamada conspiración continua.
Y a las 9:10 de la mañana el misterio quedaba develado. “El gobierno llama a Eneidy Coreano” dijo en voz alta la fiscal María Domínguez. Y allí estaba Coreano. Una mujer negra, elegante, vestida de traje sastre de pantalón gris y camisa azul turquesa. Lucia diferente a la Eneidy Coreano de la foto que nos la presentó ante el país.
Estrenaba nuevo corte de pelo tipo Cleopatra, que caía como anillo al dedo con su voz que me atrevería a calificar de sensual. De estas de locutoras nocturnas. Alba Nidia Díaz seria un buen referente.
Y Eneidy se sentó, nerviosa, y comenzó a contestar las preguntas de la fiscal María Domínguez.

Según su testimonio, conoció a Candido Negrón en 2001 luego que fuera Negrón quien hiciera un primer acercamiento a la oficina del entonces Comisionado Residente a través de un congresista de apellido Wolsky. El hombre llamó a la oficina de Acevedo Vila para pedir audiencia para su constituyente en Filadelfia.

Fue el 7 de junio de 2001 cuando se dio el primer encuentro frente a frente. Negrón y Acevedo Vila se habrían encontrado en la Taberna del Alabardero, un restaurante ubicado en la avenida 18 en Washington DC, entre las calles H e I.

Desde entonces los encuentros entre Acevedo Vila y Negrón aumentaron en frecuencia. También su amistad. Candido Negrón y Acevedo Vila pronto discutirían el deseo del primero de presentar una propuesta para los pacientes dentales de Medicaid en Puerto Rico. Coreano, a petición de Acevedo Vila, coordinó una reunión para Negrón con el entonces director de la Administración de Servicios de Salud, ASES, Orlando González, a las 10:15 del 22 de enero. Coreano habría coordinado además acercamientos con la entonces secretaria de Vivienda Ileana Echegoyen.

Meses mas tarde, Eneidy, Acevedo Vila y Candido se habían convertido en amigos. Y comensales permanentes en restaurantes de la Capital Federal y sus vecindarios. Las cenas de negocios del trío tocaron los restaurantes Charlie Palmer’s y Tantra en Miami; Equinox, en Connecticut, Le bec fin en Filadelfia, Danub en Nueva York, Casa Vasca en Nueva Jersey, Sam and Harris y Gerald’s en Washington.
Algunas de las cenas ocurrían después de eventos de recaudación de fondos coordinados por Negrón. Uno de ellos tuvo lugar en enero de 2002 en el restaurante Shula’s Steakhouse. “Había entre 35 a 45 personas”, dijo Coreano. Allí estaban Candido Negrón, Robert Feldman, Salvatore Avanzato y Jorge Velasco. “Al final del evento Candido se acerco al Comisionado y se lo llevo…Por unos 10 minutos”. Al regresar, Acevedo Vila tenía un sobre. Mas tarde, en el vehículo de camino al hotel, Acevedo Vila le mostró a Coreano el contenido del sobre. “Supe que eran cheques porque sacó el sobre de la chaqueta, le pasó el dedo a los cheques y dijo que había sido una buena noche”, declaró Coreano. Restaurante Tantra, Miami.


La mujer habría participado de otros eventos de recaudación de fondos e incluso habría llenado cheques que posteriormente habrían sido firmados por Edwin Colon y enviados a figuras políticas de diversas partes de EEUU como reembolso de contribuciones económicas hechas a Acevedo Vila. "¿Por qué llenó esos cheques?" -“Por instrucciones del Comisionado".

Restaurante Equinox.


Pero para Eneidy Coreano, nada de lo hecho pareció ilegal o irregular. Ni las cenas, ni los sobres llenos de cheques después de las recaudaciones de fondos, ni las llamadas para coordinar citas a compañías interesadas en hacer negocios. Thomas Green, abogado de la defensa, lanzó:

“¿Alguna de sus llamadas era para pedir un contrato para Negrón?”
- "No, señor".
¿Sólo era para que le dieran una cita?
- Correcto.
“¿No es un hecho que Negrón y su compañía nunca consiguieron un contrato?”.
- “Yo nunca escuché que me dijeran que tenía un contrato”, aseguró.

El martes continúa el testimonio de Coreano en la sala 3 del Tribunal Federal.


Declaraciones de Green a su salida de corte:
video

2 comentarios:

Julio B. dijo...

Julio tu tambien saliste con hambre del Tribunal como Green???

Por lo que he leido Green hizo titubear el testimonio de Coreano. Piensas eso?

Veremos a ver si Green pone en duda el testimonio de Melba Acosta manana.

Julio Rivera-Saniel dijo...

Tocayo:
Pues a la verdad que si habia hamabre,sobre todo despues de escuchar sobre los manjares de los restaurantes que mencionaron en corte. Sobre Eneidy creo que ante la espectativa creada, su testimonio fue,como dice el dicho,"mucho ruido y pocas nueces".