domingo, 22 de marzo de 2009

El capitulo final


Será imposible borrar de mi mente la última hora de vida del caso contra Aníbal Acevedo Vilá y Luisa Inclán Bird. El cansancio era evidente. En todos. En los miembros de la prensa, los 30 días en los que el Tribunal Federal se había convertido guarida involuntaria, ya comenzaban a pesar. Las horas de encierro y trabajo constante habían conseguido debilitar al más fuerte. Para los acusados, el cansancio seguro se había mezclado con la impaciencia por conocer el veredicto y el temor por la decisión de los 12 hombres y mujeres
que formaban parte del jurado. “Si te digo que estoy tranquila te miento”, contestó Inclán esa mañana a preguntas de la prensa.
El día había transcurrido en medio de una tensa calma. Impartidas las instrucciones al jurado, contenidas en un documento de más de 50 páginas, era ya hora de deliberar. Solo el almuerzo separaba a los miembros del jurado del proceso que les llevaría a decidir sobre la libertad de los acusados. En la sala de prensa, a solo pasos de la sala numero 3 del tribunal, los periodistas aguardábamos apiñados en un espacio que de ordinario era a penas suficiente para cuatro personas. En la entrada, los fotoperiodistas esperaban armados con sus lentes por la imagen perfecta. Pero la espera estaba a punto de concluir. La deliberación había comenzado a las 2 de la tarde y a las 6 los abogados de la defensa anunciaban que el jurado aun no tenía una decisión y que, por ello, se recesaría hasta el día siguiente a las 9 de la mañana.
No bien terminaba el licenciado Harry Anduze de explicar la situación al pasar por el portón de entrada de la corte que un alguacil detenía nuestra entrevista sujetándolo por el brazo derecho. “Debe regresar”, le dijo en medio del coro de gritos rojiblancos que había cubierto la entrada del edificio. Y regresó.
Ya había veredicto. Los acusados habían abandonado las instalaciones pensando que habría que esperar al día siguiente, pero las llamadas de sus abogados precipitaron su regreso. Unos 20 minutos más tarde Acevedo Vila, Luisa Inclán Bird, sus familiares y abogados habían regresado.
En la sala la tensión era evidente. Los fiscales llegaron y con ellos su jefa, Rosa Emilia Rodríguez. También el fiscal Guillermo Gil y el jefe del FBI Luis Fraticcelli. A la extrema izquierda de la sala, el lado de la defensa era una gran madeja de nervios. Acevedo Vilá entró a sala y el solo contacto visual con su madre sirvió para iniciar una reacción en cadena. El ex gobernador irrumpió en llanto y se abrazó a su madre. Las lágrimas inundaron los ojos de Luisa Inclán y de virtualmente todos quienes les acompañaban. Ante la escena, el abogado de la mujer, Michael Pasano, lanzó una advertencia. “No es el momento de llorar, ni de celebrar. La celebración o las lagrimas tendrán espacio fuera de sala”, dijo el abogado. El jurado entró a escena.

“Si alguien cree que no puede contener sus emociones, este es el momento de abandonar la sala”, dijo el juez Paul Barbadoro. Una mujer, la joven del grupo de jurados, entregó a Barbadoro el sobre donde se escondía el futuro de los acusados. Y la lectura de cargos comenzó. “No culpable”, fue la frase que retumbó en sala una y otra y otra vez. No culpable 16 ocasiones. No culpables en todos los cargos. “You are free to go”, cerró el juez y un retumbante “Yes” inundó la sala como queriendo ahogar las caras largas que se asomaban del lado de la fiscalía.
El caso había terminado. Pero su fin solo ha parecido comenzar a escribir más de una nueva historia. Los datos divulgados en sala como parte de la prueba evidencian que el Partido Popular, quizá como el resto de los grupos políticos organizados de la isla con participación electoral, tiene un largo historial de violaciones a la ley de las que su liderato deberá rendir cuentas tarde o temprano. Mientras, el Departamento de Justicia local ya apunta su mira a los empresarios que se declararon culpables en el caso pero que negociaron ventajosos acuerdos con la Fiscalía. La misma Fiscalía que después de 4 años y millones de dólares gastados en la pesquisa salió del tribunal el viernes con las manos vacías. Ni políticos, ni ayudantes, ni empresarios ni colaboradores. Nadie. Cero. Ninguno. Nadie habrá de cumplir un solo día de cárcel. Las lecciones han sido muchas para muchos en este proceso. El tiempo dirá si han sido aprendidas.
*Foto: Andre Kang

8 comentarios:

Prometeo dijo...

Fue muy buena tu cobertura del caso y la forma en que la pusistes en tu blog. El único periodista boricua que informaba en su blog. Adelante Julio. Eres un ejemplo a seguir.

Daniel Mora dijo...

Julio, gracias por tenernos informados todo el tiempo. Aquellos, que por nuestras ocupaciones, no tenemos tiempo para la radio o la TV, aguardabamos en tu Blog las noticias del caso, que cubriste, en mi humilde opinion, con mucha objetividad.

Dices una gran verdad. Que todos aprendamos de esto. Que asi sea.

Dios nos bendiga

Daniel

corrado49 dijo...

Julio: You are the best! Lo leo y me siento como si estuviera en sala, buen trabajo!

Julio Rivera-Saniel dijo...

Prometeo, Daniel, corrado:
Gracias por pasar por el blog. La experiencia del caso fue muy enriquecedora y aleccionadora. Son muchas las lecciones aprendidas.
Saludos!

Julio B. dijo...

Anibal es no culpable. Y aunque para mi lo es ,creo que aqui se ha revelado unos esquemas que violan la ley y que afectan nuestra democracia. Que haran los politicos para evitar estos esquemas de fraude?? Esta pregunta se puede interpretar como una capciosa. El pueblo ha perdido la sensibilidad, la moral o la atencion ante el agravante revelado? Tiene que venir un Abogado Estadounisense, Tomas Green, a decirnos a los puertorriquenos que se tiene que legislar para evitar los fraudes electorales? Que pocision o que hara el Gobernador Fortuno para evitar esto en su colectividad? Por que ya Hector Ferrer ha dicho que el q tenga evidencias de fraudes, cajas fuertes ect que la traiga. Unas expresiones que le faltan a la inteligencia del pueblo.

Lamentablemente esto es un problema que no le veo solucion. Como decirles a los politicos que se bajen los sueldos, las dietas, q elimimen los barriles cuando eso les beneficia a ellos mismos? Como decirles que eviten aceptar grandes sumas de dinero que llevan a favores politicos muchas veces en desventajas para el pueblo?? Me parece imposible.

No existen verdaderos lideres en Puerto Rico que tengan los pantalones para enfrentar los verdaderos problemas del pais. No existen verdaderos lideres que den la vida y si es necesario que la pongan en riesgo para proteger los intereses del pueblo.

Estamos en tiempos dificiles en donde nos hace falta lideres que nos den esperanzas, pero no los hay. Probablemente este sea el capitulo final del juicio de Anibal, pero cuando para Puerto Rico comenzara un nuevo capitulo de verdaderos Servidores Publicos que adelanten los interes del Pueblo?...

Antigonum Cajan dijo...

Por aca en endemismotrasnochado nos desconectamos hace dos decadas y un lustro de estos asuntos de trascendencia parecida a la biblica,
en nuestras vidas.

Lo que importa es que haya aire, agua y alimento...Lo demas esta o no. La vida sigue...

Julio Rivera-Saniel dijo...

Antigonum:

A la verdad que cada vez me causas mas curiosidad sobre tu lugar de residencia. Cuentame mas de endemismotrasnochado!
Un saludo!

Julio Rivera-Saniel dijo...

Hola a todos! Cuanto ha pasado desde este dia, no? Esten pendientes a agosto...tendre noticias q seran de interes paa aquellos q siguieron con interes este caso...