martes, 16 de diciembre de 2008

Clarks calibre 10


Desde ya se ha ganado su espacio en los libros de historia del mundo, o cuando menos un espacio privilegiado en la memoria colectiva del planeta. Fue el zapatazo que pudo haber sido y no fue. Y mire que muchos han llorado al saber que el colega periodista iraquí falló no una, sino dos veces, su intento de humillar a golpe de suela al presidente saliente de los Estados Unidos.
El hecho ha causado una carcajada colectiva incluso en los Estados Unidos en donde la figura del presidente saliente siempre ha sido objeto de chistes de todo tipo. Pero el asunto, aunque gracioso, debe obligar a la reflexión de los amigos del norte. ¿Por qué le llueven los zapatos a su presidente? Ciertamente el diluvio no ha sido gratuito y tiene su raíz, sobre todo, en la continuación de una guerra cuya génesis nunca ha estado clara ni ha podido ser justificada de manera convincente por los funcionarios del gobierno actual.
Ha sido mucho y negativo el impacto de la presidencia de Bush no solo sobre su propia imagen sino sobre la de su país ante el resto del mundo. Por ello su sucesor tiene ante si un reto colosal. Si no tiene éxito en su encomienda, no solo lloverán los zapatos, sino que habrán de empezar a comerse las suelas.


2 comentarios:

Julio B. dijo...

JJmmmm...no se si vi mal pero a mi me parecieron Nikes tocayo...

http://www.youtube.com/watch?v=ujVOW0s0T4w&eurl=

Julio Rivera-Saniel dijo...

Jaja! Voy a revisarlo. De todas formas, el calibre sigue siendo el mismo, aunque el tipo de arma puede afectar lo letal del impacto :)